La soledad de las tardes de enero

Se acabó el primer mes de 2018. Si hay una imagen que me viene a la mente tras las palabras “enero en el pueblo” es la de un atardecer con las nubes rojas-rosas-naranjas.  Siempre he echado de menos ver una puesta de sol en el pueblo. Es imposible por las montañas que tenemos en el oeste, así que toca imaginárnoslo.

Aventuras en Navandri

Aquí cuando anochece no hay nada que hacer. O esa es mi sensación. Sí que es cierto que hay seis bares, pero me refiero a que en invierno con el frío y con eso de que anochece tan pronto, aunque “por los Reyes lo conocen el gañán y los bueyes”, no vas a ir a dar un paseo a las seis de la tarde. Si sales a la calle no ves a nadie. No hay farolas por los caminos. Hay muchas personas que viven solas y pienso, ¿cómo pasarán las tardes? ¿Qué harán para entretenerse? Imagino que estarán sentados al lado de la lumbre, escuchando el fuego. Tristemente he de decir que cada vez queda menos gente en el pueblo entre semana y especialmente en invierno.

Aventuras en Navandri, vacas de Navandrinal
Camino de Toledo. Enero 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s