Incendio Forestal en Navalacruz, por los pelos no llegó a Navandrinal

Eran las cuatro y media de la tarde cuando vi en el estado de Whatsapp de mi prima Inma esta foto:

Foto de Inma

Recientemente había soñado que se quemaba el pueblo y al ver la foto no me lo podía creer, ¡entré en pánico! Aunque mantuve la calma y no dije nada a mis padres ya que estábamos de comida en Ávila. Me llamó mi prima y me explicó que había un incendio en Navalacruz y que estaba llegando a nuestro pinar, por la zona de El Boquerón.

Al llegar al pueblo mis padres se percataron del humo y yo les tranquilicé comentándoles lo que me había dicho Inma. Antes de todo esto ya me había asegurado de que nuestras vacas estaban por otra zona y no corrían peligro.

Para los que no seáis del pueblo y para contextualizar “nuestro estado de pánico”, he de comentar que en agosto de 1994 hubo un incendio que empezó por Navalacruz y quemó nuestro pinar y parte de nuestra sierra; se veían las llamas muy cerca del pueblo y lo pasamos fatal. Para más inri, ocurrió justo el día de la boda de mis tíos. Yo recuerdo ver el humo desde el restaurante de Burgohondo y ver cómo la gente iba abandonando el banquete poco a poco para ir a apagar el fuego. En aquella época ni siquiera estaba hecho “el camino de las eras” y era muy complicado acceder al valle con un vehículo. Publicaré un post hablando de esto.

Justo al llegar a casa empezaron a tocar las campanas. En los pueblos cuando tocan las campanas de la iglesia (sin que haya misa) es para avisar de algo y suele ser negativo. Tocan “a muerte” o tocan si hay fuego. Al escucharlas sentí miedo, rabia e impotencia y reconozco que sí que se me escapó un “estos cabrones nos la han vuelto a liar”.

Yo que volvía al pueblo pensando en la siesta que me iba a echar no tuve otra elección que cambiarme rápidamente para salir corriendo al campo. Mi padre comentó que en esa zona tenemos 200 “alpacas” (pacas de heno) y ya estaba pensando en que se iban a quemar todas. Yo también lo pensé, porque era inevitable no parar a recordar el otro incendio y cómo llegó hasta esos prados. Además, este año con la sequía que llevamos, se aprecia mucho más cada una de esas pacas que tanto ha costado recoger, es un tesoro, es la comida del invierno para el ganado.

Kit de superviviencia

Me puse un peto y botas. Preparé una mochila con una gorra, gafas de sol, un pañuelo (pensando en empaparlo de agua y cubrir la cabeza como hubiera mucho humo), una chaqueta (que encima soplaba el viento ese día que a la sombra te enfriabas), pañuelos de papel y la cámara. Salimos de casa con cubos y llenamos varias garrafas de agua en la fuente para llevar a los que estaban apagando el fuego, por si tenían sed.

De camino a la fuente no vi a nadie en la puerta de la iglesia. Me extrañó que tras haber tocado las campanas no hubiera una persona “dando instrucciones”, alguien que pudiera informar de la situación a los vecinos para que pudiéramos organizarnos y ayudar en algo.

Primera parada: Toledo – El Valle

Sinceramente, el camino de las eras parecía un desfile. Me alegro mucho de que todos los vecinos acudiéramos hacia el fuego con las mejores de nuestras intenciones, pero parecía que toda la gente iba a ver al mono de la feria. Y con todos mis respetos, pero no se puede ir en chanclas ni en pantalón corto (a no ser que seas Javi -el de Ramona- que lo lleva hasta en el invierno) a apagar un fuego. Tampoco es que llevara yo el traje ignífugo, pero… no es un juego, es algo muy peligroso.

Parados en este punto nos dieron noticias sobre lo que estaba sucediendo: el fuego no estaba controlado y las llamas se expandían por todos los frentes. Sí estaban muy cerca de nuestro término, pero de alguna manera nos estaba ayudando el viento impidiendo que avanzaran hasta nuestro pinar.

Según nuestro vecino P.G. (que a las tres menos veinte ya estaba donde el incendio):

“Entramos a apagar el fuego bajo nuestra responsabilidad, es normal que la cuadrilla de bomberos no te deje pasar. Es muy peligroso y hay que ir preparados. Hicimos una cadena humana y empezamos a cavar y a cavar por la zona donde caía el agua. Cuando pasaba el avión parecía la guerra con el ruido que hacía al estar tan cerca”.

Según este vecino también escuchó a uno de los de la cuadrilla decir que por todos los medios tenían que evitar que se quemara el pinar de Navandrinal (lo que ya ocurrió en 1994).

Subida a El Boquerón

La cosa no pintaba bien. Mi padre y mi cuñado catalán decidieron subir a la zona del incendio con el coche (que es todoterreno) y no nos dejaban ir ni a mis primas, ni a mi hermana ni a mí. Les habían dicho que estaba cambiando el viento y que era peligroso. Pero yo sentía que debía estar al pie de la noticia y me metí en el coche prácticamente sin que se enterasen en la parte de atrás con Dani y Javi (que su coche no podía ir por el camino y lo dejaron allí).

Nada más llegar a lo alto de El Boquerón dejamos el coche, le dije a mi padre que lo diera la vuelta por si teníamos que salir pitando. Me di cuenta de que los de Navalacruz tienen un montón de pistas y caminos en su término, cosa que hay que copiar. Menos mal que pudimos subir por la pista esa del valle.

incendio forestal navalacruz

Al ver las llamas tan cerca y el terreno de piornos, me llevé las manos a la cabeza. Dije a mi padre “aquí no podemos hacer nada”. Me sentí como una hormiguita ante el humo y las llamas. Es necesario conocer el terreno y yo en condiciones normales he tenido problemas “dentro de los piornos”. Recuerdo una vez que se me escapó una vaca por un terreno similar y a pesar de que mi padre me gritaba “deja la vaca que ya volverá sola” yo fui detrás de ella y cuando “la encaminé” yo era incapaz de salir de lo piornos. Solo de pensar que te pilla con el humo que no ves nada y las llamas, me agobié un montón. A lo lejos vi a la Guardia Civil.

Cuando pasaron a mí lado paré al primer coche:

-Buenas tardes, ¿qué podemos hacer para ayudar?

-¿Usted quién es?

-Yo soy de Navandrinal.

-Lo primero despejad los caminos y no dejéis los coches en ellos. Luego protegerse uno mismo, proteger a las personas.

-Gracias. Vamos a dejar agua para los que están apagando el fuego.

-Eso está muy bien.

En la zona del incendio había un montón de gente. En una parte se acumulaban las garrafas de agua, no éramos los únicos que las habían llevado. También estaban los bomberos con varios camiones y máquinas para hacer cortafuegos. Los hidroaviones pasaban super cerca de nosotros, otra cosa que es muy peligrosa porque como te caiga el chorro de agua que sueltan casi que te matan. Los helicópteros con agua iban y venían muy rápidos. Estábamos en una zona donde, por lo visto, los propios bomberos habían provocado el fuego para quemarlo y que así no pasara de esa zona.

(Pulsa sobre la imagen para verla en grande)

Protocolo contra incendios

También estaban las autoridades en el lugar del incendio, les pilló por sorpresa, como a todos. Lo que sí que les voy a pedir es que elaboren un protocolo ante incendios para nuestro término. El otro día tuvimos suerte por la dirección del viento. Que esto nos sirva para reflexionar y para concienciarnos de lo imprescindible que es tener cortafuegos, tener limpio el campo y caminos para que lleguen los bomberos. Es un año de terrible sequía, que esto nos sirva para tomar conciencia de lo importante que es ahorrar agua y aunque parezca un tópico “cerrar el grifo mientras te enjabonas en la ducha, mientras te lavas los dientes, las manos…”. Por favor, elaborar un protocolo y así la próxima vez que toquen las campanas por fuego que haya una mínima organización entre los vecinos, que no vayamos todos “en procesión a mirar”. Hay protocolos hasta para actuar en “crisis en redes sociales”, no será muy difícil, pero una vez que lo tengáis será muy útil y todos sabremos cómo actuar ante tal situación.

Vuelta a casa

No se podía hacer nada allí, así que decidimos volver al pueblo. Por el camino nos cruzamos a varios coches subiendo. Uno de ellos lo conducía un ganadero de Navalacruz. Le preguntamos que qué sabía del incendio por su parte y nos dijo que se le habían quemado 250 pacas y que iba a recoger unas vacas que estaban cerca del incendio. Se me partió el corazón.  Saber que las vacas están en peligro me pone la piel de gallina. Si nos lo hubiera pedido, nos hubiéramos vuelto para ayudarle. Es algo inexplicable, yo solo puedo “traducirlo” con la frase “es que somos de pueblo”, pero sentimos una conexión con el ganado y la naturaleza difícil de explicar. En el fondo, los del pueblo somos “mazo hippies” y nos ayudamos unos a otros. Y aunque hayan aparecido comentarios del tipo “estos de Navalacruz nos la han vuelto a liar”, estoy convencida de que si hubieran desalojado ese pueblo, nos hubiéramos volcado con esos vecinos ofreciéndoles nuestras casas. De hecho nuestro alcalde Prude estuvo todo el rato en contacto con el alcalde de Navalacruz y le dijo que podían venir a nuestras escuelas.

Las increíbles fotos de Luigedeluige, “el italiano”

El vecino Luigedeluige estuvo en el incendio documentando lo ocurrido. Le pregunté cómo lo había vivido y me dijo lo siguiente:

Comentamos a Prude que no estamos lo bastante preparados y equipados para este tipo de incendios. Hay que prepararse mejor con más depósitos de agua y limpiar las fuentes. También hay que acondicionar lo caminos y hacer cortafuegos.

Hemos tenido suerte ya que el viento cambió de dirección, si no llega a ser así ya las llamas saltaban el camino y ardía todo lo alto de la sierra y luego los pinos de Toledo. Nuestro sentimiento fue el de ser muy pequeños delante de la potencia de un incendio y la fuerza del viento. Queremos agradecer el trabajo de los bomberos, militares, protección civil y el de todos los voluntarios. Sin ellos adiós Navalacruz, Navandrinal y nuestra sierra querida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También hablé con mi amigo J.C. , bombero en Madrid, y me dijo lo siguiente:

Seguro que ha habido descoordinación, siempre la hay, pero ten en cuenta que no siempre tienen los medios y la formación adecuada. Además, en mi opinión, los incendios forestales son uno de los siniestros más difíciles e imprevisibles a los que nos enfrentamos.

Según las declaraciones del delegado territorial, José Francisco Hernández, recogidas en el diario 20 Minutos, “ve indicios de que el fuego fue provocado. Hernández ha mantenido esta hipótesis ‘con todas las reservas’, teniendo en cuenta que en la zona ‘no existe posibilidad, en principio, de negligencia’ porque en el lugar en el que arrancaron las llamas ‘no hay actividades ni agrícolas, industriales, ni ganaderas’ y tampoco hubo tormentas.

Espero que se aclare el inicio del fuego y desde Aventuras en Navandri os pido el máximo cuidado al pasear por el campo, no dejéis basura que ya sabéis que los cristales pueden provocar incendios. ¡Y haced un uso responsable del agua!

 

3 comentarios sobre “Incendio Forestal en Navalacruz, por los pelos no llegó a Navandrinal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s