Recuerdos de la borrasca Filomena

Sí, lo predijeron: “va a nevar intensamente en el centro de la Península”. Creo que todos pensamos que la borrasca Filomenta no iba a ser para tanto y nevó pero bien. Aunque en nuestro pueblo, Navandrinal, apenas cayeron unos centímetros de nieve en comparación con las imágenes de otros territorios, entre ellos Madrid.

El viernes 8 de enero volví al pueblo. Los hermanos Sergio y Bruno (los de Paloma), a partir de ahora “los rescatadores”, acudieron a recogerme a la estación de autobuses de El Tiemblo. Llegué sobre las seis y cuarto de la tarde y la carretera comenzaba a cubrirse de nieve. Ellos me recogieron a las siete, pues condujeron despacio a causa de la nieve. Yo esperé apreciando el caer de los copos, la verdad es que ver nevar relaja mucho.

La aventura comenzó cuando me recogieron y volvimos al pueblo. Tuvimos que ir despacio con el coche porque la carretera ya estaba cubierta por la nieve. Pasamos por el pantano de El Burguillo y a penas veíamos las señales porque estaban tapadas por la nieve. Es curioso, pero fui consciente del desnivel que hay entre El Tiemblo y Navandrinal, ¡todo cuesta arriba!

Cuando estábamos en El Barraco nos adelantó un camión por la derecha. Sí, nos quedamos los tres alucinados y luego quitamos hierro al asunto con unas carcajadas, pero nos dimos cuenta de que que la carretera se estaba poniendo peligrosa. Sergio iba al volante y seguía los consejos que le dábamos Bruno y yo. Con calma y serenidad continuó conduciendo muy bien. Como una hora y media después llegamos a Navalmoral y fue un alivio.

Desde el coche

En San Juan del Molinillo estábamos eufóricos porque ya casi lo habíamos conseguido y estábamos viviendo una aventura bajo la nieve. Pasamos el cementerio y antes de llegar a los Regajitos el coche empezó a patinar. Bruno se bajó a empujar, yo bajé a por unos palos y un canto para “cazar” la rueda, pero nuestras artimañas no dieron resultado. El coche patinaba y no avanzaba. Justo en ese momento bajó David con el tractor del ayuntamiento quitando la nieve del carril de bajada, nos dio unas instrucciones, intentamos cambiarnos al carril de bajada, pero resultó imposible. Tan solo conseguimos mover el coche hasta un lugar seguro fuera de la carretera para dejarlo allí. Al subir David de nuevo con el tractor quitanieves nos dijo que había llamado a Kukillo para que bajara a por nosotros con un todoterreno. Esperamos muy poco y los tres montamos en el 4×4 conducido por Kukillo. Bajamos hasta San Juan del Molinillo para tomar impulso y al llegar a los Regajitos, Kukillo tuvo que frenar al encontrarse a un tractor parado en medio de la curva. Hasta este coche empezó también a patinar y ni con la tracción puesta era capaz de avanzar. Sentí que íbamos para atrás en medio de la curva y yo miré a Bruno, le agarré la pierna y exclamé (en voz baja) “¡Vamos a morir!”. Sé que él se estaba partiendo de risa en su interior, pero me dio una mirada de confianza y se me pasó la neura. Kukillo controló el todoterreno y conseguimos dar la vuelta otra vez hacia Molinillo a coger carrerilla. Subimos despacito pero seguros gracias a Kukillo. ¡Por fin llegamos al pueblo!

Mientras que nosotros estábamos en nuestra pompa de “Aventuras en Navandri”, teníamos a medio pueblo preocupado…

Sus padres, mis padres (“estábamos preocupados por los muchachos que encima que van a hacerte un favor…”), Manolo, Dani, Pablillo… Con todo esto quiero deciros que la nieve no es un juego. Hemos de ser conscientes de los peligros que atañe. Tuvimos suerte y nuestra experiencia se quedó en una anécdota, pero hay que ser prudentes. Es cierto que íbamos bien abrigados, con batería en el móvil, tenían combustible de sobra, pero no llevábamos cadenas ni neumáticos de invierno. No me extraña que se quedara tanta gente atrapada con sus coches en Madrid. Vistas las previsiones, viajar en esas fechas pudo ser un poco irresponsable, pero cuando salí de viaje a las cuatro y media todavía no había nieve en la carretera. Al final tardamos un poco más de dos horas en hacer un trayecto que se hace en treinta y cinco minutos.

Así lucía la plaza de Navandrinal al llegar, todavía estaba el pino con las luces:

9 de enero, rescate de las vacas

El sábado amaneció todo cubierto por la nieve. La verdad es que el pueblo estaba precioso. Las vacas ya estaban en los prados cerca del pueblo en base a que anunciaban nieve. Esa mañana fuimos a por ellas y menos mal porque algunas venían con carámbanos de hielo en las orejas y por la tripa. Necesitaban el calor del pajar y la comida para afrontar el temporal.

Fuimos andando hasta la Garganta, desliza las imágenes para ver cómo estaba:

Las vacas llegaron congeladas con hielo en las orejas del frío que hacía. Tenían hambre y se pusieron las botas con el heno que se comieron. Por la noche durmieron calentitas en el pajar.

En el pueblo seguían limpiando las calles y la gente llevaba leña para la chimenea.

Domingo 10 de enero

El domingo hacía viento y estaba nublado, el pueblo seguía blanco completamente.

Aunque por la tarde empezó a aclarar y aparecieron unos rayos de sol para dejarnos un atardecer muy especial:

Lunes 11 de enero

El lunes lució el sol y el cielo tenía un color azul precioso. La nieve que nos trajo Filomena nos acompañó varios días, poco a poco se fue derritiendo y se ha notado en el aumento del caudal de los arroyos.

Es curioso como Filomena llegó un 8 de enero y justo el 8 de enero de 2018 nació este blog a consecuencia también de la nieve, de una gran nevada que en esa ocasión sí que nos dejó incomunicados. De esa impotencia de pensar que estábamos aislados y que las vacas se encontraban en un lejano prado sin comida surgió Aventuras en Navandri describiendo todo este cúmulo de sentimientos y narrando una gran aventura. Puedes recordarlo si quieres pinchando aquí. Así que el destino quiso que celebrasemos el tercer aniversario de este blog con nieve. ¡Gracias a todos por seguirlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s