La vuelta al pueblo de tres jóvenes gracias al teletrabajo

La actual crisis sanitaria que estamos viviendo en todo el mundo ha cambiado nuestras vidas, nuestras costumbres y ha puesto en alza el mundo rural. Yo no me creía que esto iba tan en serio hasta que suspendieron las fiestas del pueblo. ¡Es broma!

Es un hecho que muchos de los pueblos de España han aumentado su padrón municipal. Tras el confinamiento en la ciudad, mucha gente ha decidido cambiar su lugar de residencia, y han optado por trasladarla a un pueblo. Hace unos días en las noticias de Castilla y Léon nos informaban del incremento del 27,4 % en la compraventa de viviendas. Ya en agosto se vio un cambio en la tendencia en el mercado inmobiliario apostando por las residencias en zonas rurales tras el confinamiento. Según un informe de Idealista, en la provincia de Ávila, seis de cada diez búsquedas de inmuebles en venta se hicieron en municipios del medio rural.

A los datos me remito, incluso nuestro municipio, San Juan del Molinillo, ha incrementado su padrón tras el confinamiento. Ni más ni menos que veinte personas se han empadronado después del confinamiento que comenzó en marzo. En este post nos centramos en unos cuantos jóvenes, empadronados en Navandrinal, que han decidido quedarse en el pueblo más allá del verano.

Durante esta crisis sanitaria, la forma de trabajar se ha visto afectada. El famoso teletrabajo, prácticamente impuesto al principio del Estado de Alarma en marzo de 2020, continúa en algunas empresas. Esto hace que el trabajador tenga mayor libertad a la hora de establecer su lugar de residencia ya que no depende de ir a un lugar físico para desempeñar su labor.

Desde finales de junio son muchos los navandrileños que han estado teletrabajando en el pueblo a pesar de su mejorable conexión a Internet. Jean Louis, Carlos, Fermín, Sofía, son algunos de los que me acuerdo aunque seguro que me faltan nombres. Dani (Martín y María del Carmen ), Bruno (Paloma y Daniel), y Olivia (Fabiana y Demetrio) son jóvenes que todavía están aquí y han decidido quedarse en el pueblo mientras están teletrabajando. Han cambiado Madrid por Navandrinal y comparten con nosotros su experiencia.

Jóvenes de Navandrinal teletrabajo
Bruno, Olivia y Daniel. Noviembre 2020  © Aventuras en Navandri.

¿Por qué te has quedado en el pueblo?

Seguir leyendo “La vuelta al pueblo de tres jóvenes gracias al teletrabajo”

Esperanza y Edward, confinados en el pueblo por sorpresa

(English summary below.)

Pasar el confinamiento en el pueblo ha sido muy diferente a pasarlo en la ciudad. Muy distinto a los que lo hemos vivido en el centro de una gran ciudad, con todas la tonterías esas como las de agotar el papel del wc… Volver a Navandrinal, a pesar del virus, nos ha permitido hablar con la gente, preguntarles por cómo lo han vivido ellos, qué sensaciones tuvieron. 

Da la casualidad que en septiembre, paseando por el camino de la Llaná, nos encontramos con dos navandrileñas: Marisol (Gero y Luis) y Esperanza (Martín y Virginia ). Marisol me preguntó que si conocía a Esperanza, y la verdad es que de vista no tenía ni idea de quién era. Me empezó a decir que había pasado el confinamiento aquí en el pueblo con su amigo inglés, y ya caí. Claro que la conocía de oídas, de las conversaciones con mis padres: “Se han quedado en el pueblo muchos matrimonios… Está una hija de Martín, estará con su marido, habla inglés…”. Ya sabéis que en el pueblo si estás soltera y te ven con un hombre, es tu novio o tu marido, por decreto. 

El caso es que me pareció una auténtica aventura en Navandri, sobre todo, imagino, para el inglés. ¡Quedarse en un mini pueblo cuatro meses! Así que quedamos una tarde para charlar y hacerle una especie de entrevista para el blog. La idea era que me contara su experiencia, pero al estar con Esperanza y Marisol, surgieron muchos más temas. No tienen nada que ver con el confinamiento en el pueblo, pero no he querido pasarlos por alto. ¡Empezamos!

Las primeras fiestas del pueblo en agosto.

Prácticamente habían pasado veinte años desde la última vez que Esperanza pisó el pueblo. Me pareció muy raro, porque los del pueblo como que somos muy fans y no tardamos tanto en volver a casa. Nos dice que sí solía venir en verano cuando era joven. Recuerda las primeras fiestas del pueblo en agosto que fueron en la plaza de la carretera que era de arena. Sería en 1976 o 1977 e hicieron una plazoleta con carros y trajeron una vaquilla que se escapó. Luego dejó de venir hasta un fin de semana, el de las fiestas, del año 2000 y hasta este año no volvió.

Antes de preguntar a Esperanza por su confinamiento en el pueblo con su amigo inglés, me puede la curiosidad, y tanto a ella como a Marisol les planteo la siguiente reflexión. Yo les veo como mujeres independientes que han sido capaz de desarrollar una carrera profesional y compatibilizarla con una familia. Me da la sensación de que las mujeres más mayores del pueblo no tuvieron esa oportunidad ya que debían trabajar en el campo y en casa las que estaban aquí, y las que fueron a la ciudad eran amas de casa. Otras mujeres más jóvenes sí que trabajaron fuera de casa y me da la sensación de que la generación de Esperanza y Marisol, las mujeres del pueblo que hoy tienen entre 55 y 65 años, ya algunas tuvieron acceso a la Universidad, a aprender un oficio y a desarrollarse profesionalmente. Realmente les veo como las primeras mujeres independientes y les pido su opinión.

Esperanza es clara a lo que tú llamas mujer independiente, yo lo llamo esclava. Es decir, en mi generación teníamos que trabajar fuera de casa, teníamos que criar a los hijos si había, teníamos que cuidar a nuestro marido y llevar el peso de la casa. No teníamos ningún reconocimiento extra por ello. No veo ninguna liberación ahí; hasta he sentido envidia por la señora que está casada y que no trabaja y que lo único que tiene que hacer es la comida a su marido y ocuparse de las tareas porque realmente tenía todo el día libre. Yo he tenido amigas de mi edad que no trabajaban y cuando dejábamos a las niñas en el colegio, mientras yo me iba al trabajo, ellas se iban a tomar un café, después al gimnasio o de compras cuando el marido no iba a comer y no tenían más trabajo que volver a recoger a la niña después del cole. Para mí eso sí era libertad. Mi jornada terminaba a las ocho y llegaba a casa, bañaba a la niña, preparaba la cena, la acostaba, preparaba el uniforme… para mí eso era esclavitud.”

Realmente este tema da para un nuevo post en el blog porque es una visión muy interesante sobre los roles desempeñados por hombres y mujeres. “La generación que viene después de la mía -continúa Esperanza- el hombre tenía más participación en la casa y todo era un poco compartido, pero en mi generación al hombre se le liberaba del trabajo del hogar y se esperaba que lo hiciera la mujer. Teníamos que trabajar porque necesitábamos dinero, pero seguíamos trabajando en casa.”

Seguir leyendo “Esperanza y Edward, confinados en el pueblo por sorpresa”

La siega con guadaña en Navandrinal

A pesar de todo hemos tenido una hermosa primavera. Llovió lo necesario para que los prados echaran hierba y en verano hemos podido recogerla. A principios del mes de julio pudimos contemplar cómo se practica la siega en nuestro pueblo Navandrinal con la herramienta tradicional que es la guadaña. Sí, aquí la llamamos “aguadaña” y nos entendemos.

La mañana del sábado 4 de julio, acudimos al Prado Pino, cerca de la Garganta. Pablillo había preparado el desayuno para su cuadrilla de segadores: Berna, Candi, Jesu, y Mariano.

Un pan reciente, vino de cosecha propia, unas latas de mejillones y el chorizo que hacemos en el pueblo en conserva, entre otras cosas. Había que coger fuerzas para continuar con la siega de los prados que están en la ladera de la montaña.

Seguir leyendo “La siega con guadaña en Navandrinal”

Entrevista al Alcalde Prudencio Andrino: “Tenemos una guerra abierta con Telefónica por el ancho de banda”.

Hoy se cumplen 83 días desde que se decretó el Estado de Alarma en España y nos surgen muchas preguntas por cómo va a ser la vuelta a nuestro querido pueblo Navandrinal y sobre cómo están viviendo esta situación provocada por la crisis sanitaria de la COVID-19. Vamos a intentar resolver esas dudas haciendo una entrevista a nuestro alcalde Prudencio Andrino (PSOE) que ha tenido la amabilidad de dedicar un rato a este blog. Esto es lo que nos ha contado:

Bienvenido a Aventuras en Navandri, ¿Cómo habéis vivido esta situación y cómo estáis?

Lo primero muchas gracias por darme la oportunidad de transmitir lo que estamos viviendo a través de este canal. De momento estamos bien dentro de la gravedad del tema, de salud estamos bien en los tres núcleos gracias al esfuerzo y al trabajo de todos.

Ya se puede viajar dentro de la misma provincia, para todos los que vayan desde Ávila, ¿hay alguna medida que se tenga que cumplir al ir al pueblo?

La gente está viniendo poco a poco y tiene que cumplir con la seguridad sobre todo. Mantener la distancia social entre personas y bueno, aquí se han hecho las cosas de esta forma y hasta ahora en la Fase 0 se ha cumplido todo. En la Fase 1 se van despejando las cosas y ya se puede socializar en los bares, básicamente en los bares ya que es el punto de encuentro porque una vez que sales de casa vas al bar, no tenemos otro sitio.

Ahora nos detendremos en el tema de los bares, pero antes de continuar, ¿puedes aclarar la polémica que ha habido con los vecinos que han acudido a nuestros pueblos todavía en la Fase 0? ¿Se les ha echado? ¿Se les ha dado un aviso por parte del Ayuntamiento? ¿Qué ha pasado exactamente?

Ha habido varios casos en Villarejo, San Juan del Molinillo y Navandrinal. En el caso de Navandrinal vino un matrimonio por la noche y nosotros como teníamos el aviso de que en cualquier momento que se produjesen estos movimientos nosotros tenemos que notificarlo inmediatamente. El procedimiento que hemos seguido en los casos de los tres pueblos ha sido el de dejar constancia en la Guardia Civil y en conjunto con la Guardia Civil trabajando entre el Ayuntamiento y ellos, pues se habla con las personas y se piden los justificantes y luego ese trabajo lo lleva a cabo la Guardia Civil.

En estos casos, ¿tenían los justificantes? Seguir leyendo “Entrevista al Alcalde Prudencio Andrino: “Tenemos una guerra abierta con Telefónica por el ancho de banda”.”

1 de mayo y la fiesta de la Cruz de Mayo

Hoy es 1 de mayo, festivo por el Día Internacional de los Trabajadores. El puente de mayo es una fecha destacada en Navandrinal ya que se celebra la fiesta de la Cruz de Mayo de los Hermanos de la Vera Cruz. Suele ser el día 3, pero depende de cómo caiga el día, la fiesta la hacemos el 1, el 2 o el 3. Puedes volver a leer el artículo sobre la limonada que tomamos en esta fiesta en la plaza y ver el vídeo que lo acompaña pinchando en este enlace. 

“Miro hacia atrás y busco entre mis recuerdos”

Hoy es 1 de mayo y “sueltan el valle”. En enero suelen “acotar” el término, esto indica que el ganado no puede pastar en parte de la sierra y todo el valle. Así no está comido y en esos meses da tiempo para que crezca la hierba y en la primavera haya suficiente comida para el ganado.

Un día cómo hoy hubiera madrugado estando en el pueblo para ir con mis padres a llevar las vacas al valle lo más seguro, tal y como hice el año pasado. Estas fotos son de 2019, está verde y eso que al año pasado no llovió tanto como este año. ¡Me encantaría pasear a día de hoy por el valle!

Al volver nos hubiéramos arreglado para ir a la misa de los Hermanos. Hubiera habido una mini procesión para bendecir los campos. Recuerdo que un año llegamos hasta el campo de fútbol de las Eras y yo iba partiéndome de risa todo el camino viendo a la gente con cara de “¿Hasta dónde vamos a llegar?”. Después hubiéramos ido a la plaza del médico a tomar la limonada con las vainillas. Sin duda, mi fiesta favorita de todo el año. ¡Me encanta la limonada que suelen preparar Chona y Jesús! Además suele ir casi todo el mundo y me gusta mucho poder hablar con todos los del pueblo, esos que visitan menos los bares y que sí que van a este encuentro. Supongo que nos hubiera llegado la hora de comer charlando. E imagino que al día siguiente hubiéramos ido a sembrar las patatas del huerto, pinchando aquí puedes leer cómo lo hacemos con el arado.

Seguir leyendo “1 de mayo y la fiesta de la Cruz de Mayo”

Cómo cuidar nuestra salud mental durante la cuarentena por el COVID-19

Queridos navandrileños:

En estos tiempos de confinamiento nos invade la incertidumbre y puede que aparezca la ansiedad. Durante estos días es muy importante cuidar nuestra salud mental, esa que suele ser tabú normalmente está ahora más presente que nunca. Aunque en Navandrinal ya casi estamos acostumbrados a “no ver ni a un alma” por la calle, esta situación es muy dura para todos los vecinos.

Según el profesor de psicología Luis Rojas Marcos en un texto para El País:  “Ante estas condiciones estresantes de incertidumbre y vulnerabilidad, es importante localizar el centro de control de nuestras decisiones dentro de nosotros mismos”. Sí, navandrileños, seguimos en casa pero podemos decidir qué hacer hoy y qué no hacer, y ahí entra en juego nuestra actitud. Tampoco hace falta ser Mr. Wonderful, pero una actitud positiva nos va a ayudar mucho.

¿Cómo controlar esta situación?

Ante una pandemia mundial, hecho que anteriormente jamás nos ha tocado vivir, es difícil saber actuar. Para no perder el norte es muy recomendable contrastar las noticias que recibimos, tener cuidado con los bulos que son muy frecuentes últimamente y debiéramos limitar el consumo de noticias que recibimos sobre el Coronavirus. Con ver un telediario al día, es suficiente.

Mantener la ilusión

Seamos conscientes de que esta situación es temporal y llegará a su fin. Hemos de mantener la esperanza y la ilusión en nuestro día a día. Aunque ahora parezca mentira, todos nosotros saldremos reforzados tras esta crisis y nos sorprenderá nuestra capacidad de superación y adaptación a la nueva situación mundial.

Estamos aislados, pero no alejados

Por eso desde Aventuras en Navandri contamos con Daniel Jiménez (Dani el de Felixín e Isabel) para que nos dé unos consejos a la hora de gestionar este aislamiento. Daniel es licenciado en Psicología por la Universidad Pontificia de Salamanca, Máster en Psicología Clínica y Máster de Psicología Sanitaria por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente desarrolla su actividad como psicólogo en AMAFE, Asociación Nacional de Apoyo a Psicosis, y ha atendido la llamada del blog de los #navandrilovers para darnos una serie de indicaciones a la hora de cuidar nuestra salud mental.

¡Dale al play!
Ir a descargar

Lecturas recomendadas:

Las enseñanzas que se pueden extraer después de esta crisis. Emilio Lledó: “Ojalá el virus nos haga salir de la caverna, la oscuridad y las sombras” Publicado el 29 de marzo en El País.

Aislados pero no tanto. Nuestras casas no son calabozos. Publicado en El País el 29 de marzo. “Nunca antes la solidaridad y la unidad de un pueblo se habían expresado mediante la separación y el encierro.” “El aislamiento que afronta el mundo desarrollado no supone una privación sensorial ni una tortura carcelaria.”

 

La voz del pueblo de Navandrinal para animarnos durante la cuarentena

Queridos Navandrileños:

Hoy más que nunca os siento mucho más cerca a pesar de la distancia y del confinamiento que estamos viviendo. Hace una semana os pedía que por favor no fuéramos al pueblo, que nos quedásemos en casa y que tuviéramos en cuenta las medidas de prevención para frenar el avance del coronavirus. 

Hoy os he pedido que escribierais un párrafo o me mandaseis un audio sobre cómo estáis viviendo esta situación y quiero daros las GRACIAS por haber sacado un hueco para Aventuras en Navandri.

Sin más dilación, (muletilla que siempre me ha encantado), os cedo este espacio (adornado con flores para celebrar la primavera) que nació para vosotros y por tanto os pertenece. Tenemos la suerte de ser de Navandrinal, de tener conciencia de pueblo, de familia y saldremos juntos de esta. Recuerda: quédate en casa.

Alba Rochol (Madrid):

El encierro en casa lo estoy viviendo mejor de lo que esperaba. Tengo que hacer muchos trabajos de la universidad y eso me distrae, además cuando me entra el bajón pienso que quedándonos en casa estamos ayudando a mucha gente y eso me anima. Sin embargo, también vivo estos días con mucha angustia viendo en las noticias que las cifras de muertos aumentan cada vez más y que las familias no se pueden despedir de sus seres queridos como quisieran por miedo al contagio.
Mismo miedo que siento al pensar que el virus pueda llegar a Navandrinal y afectar a mis abuelos y todos nuestros mayores que mantienen vivo el pueblo, ese lugar que ahora mismo tanto echo de menos. Todos los días pienso que este reclutamiento se viviría mucho mejor allí, pero por responsabilidad sé que no podemos ir. Lo último que hay que perder en estos momentos es la Fé y la Esperanza, yo confío en que esto pasará pronto y podremos sacar algo bueno de tanto dolor. Así que ahora no queda otra que hacer videollamadas y disfrutar pensando en lo bonito que será el día en el que volvamos a estar todos juntos allí. Nos vemos pronto familia.

Coronavirus: Medidas de prevención en Castilla y León

Queridos navandrileños, que no cunda el pánico pero os hago una llamada a la conciencia ciudadana para frenar el contagio del coronavirus. Sé que todos hemos hecho bromas respecto al virus “pues nos vamos al pueblo y tan contentos, quince días de vacaciones”, pero la cosa se está poniendo un poco seria. No es cuestión de ser alarmistas ni entrar en un estado de histeria colectiva, ni de vaciar el Autoservicio Juan y Tere. El virus es una realidad y como ciudadanos tenemos que ser responsables y consecuentes con nuestros actos.

Frenar el contagio

Respetemos las medidas de contención por favor. De nada sirve el teletrabajo, que nos manden a casa si nos vamos al pueblo. O a la playa, o salimos a los parques… Es un virus, no hay vacuna de momento, lo único que podemos y debemos hacer es frenar los contagios para no colapsar el sistema sanitario, que como me pille un coche voy a urgencias y no hay médicos. Ese es uno de los grandes problemas, la falta de médicos y la falta de camas en los hospitales, seamos responsables.

Evitar reuniones, eventos familiares

Aunque nos duela en el alma es mejor dejar de reunirnos durante los próximos días. Sé que todos queremos ir al pueblo, estar con nuestra familia, pero ¿qué media de edad hay en el pueblo? La mayoría son personas de riesgo. Los niños pueden ser portadores asintomáticos del virus y si lo pillamos la gente “joven” lo más probable es que pasemos un mal rato, pero lo superaremos con éxito. ¿Pero nuestros mayores? Es muy importante limitar los contactos sociales y no salir de casa si no es estrictamente necesario. Es gravísimo marcharse como si uno estuviera de vacaciones cuando nos están implorando las autoridades sanitarias que nos quedemos en casa por el bien de todos.

Responsabilidad ciudadana

España está en estado de alarma, tenemos que estar todos unidos. Españoles, nuestros navandrileños franceses, alemanes, suizos… Estamos en un mundo globalizado, vamos y venimos, y el virus no se ve. ¡Cuidado por favor! Se prevé en pocos días llegar a los 10 000 contagiados, solo se puede frenar quedándonos en casa.

¿Qué es el Estado de Alarma?

Seguir leyendo “Coronavirus: Medidas de prevención en Castilla y León”

Chorizos ecológicos hechos en Navandrinal

¿Alguien que se acuerde de la tradicional matanza del cerdo?

Actualmente quedan un par de vecinos que todavía crían sus propios cerdos para su autoconsumo, pero ya casi es historia. Os voy a contar como acabé haciendo chorizos un finde cualquiera en Navandrinal. No era la típica matanza, pero sí que sirvió para recordar todas esas vivencias en torno a la matanza del cerdo.

Un finde cualquiera en Navandrinal

Llegar al pueblo en el coche de línea ya de por sí es toda una aventura. El autobús sale el viernes de Madrid a las 16:30 y llega a San Juan del Molinillo a las 18:45h. Va parando en todos los pueblos, hasta tienes que hacer transbordo en El Tiemblo.

Sobre las 19h, ya en casa, me disponía a merendar cuando suena el teléfono y mi madre me dice:

-Olivia, cámbiate y subamos al pajar. Hay una vaca de parto.

Mi cachito de chocolate se quedó en la mesa y tras equiparme con la ropa más cómoda y cálida y las botas de goma, me dispuse a subir al pajar. Por el camino mi madre y yo nos encontramos a Perico y le pedimos que nos acompañara pues no sabíamos cómo estaba la vaca. Al llegar al pajar, José y mi padre estaban contentos pues ya había parido y entre nosotros se encontraba una hermosa ternera. ¡Qué alivio!

Ya solo podía pensar en mi merienda que se había quedado pendiente, así que mi madre y yo volvimos a casa y a los diez minutos me dijo:

-Voy a arreglar la carne para hacer unos chorizos para el primo.

A mí se me encendió la bombilla y pensé “un nuevo reportaje para el blog”.

El secreto para adobar la carne para los chorizos

Seguir leyendo “Chorizos ecológicos hechos en Navandrinal”

La ruta del agua

Queridos navandrileños, tenemos que empezar el año con energía. Estamos convencidos de que ya conocéis estos lugares, pero os animamos a visitarlos durante este 2020.
En Navandrinal tenemos rincones maravillosos y no hay nada más relajante que sentarte al lado del agua y dejarte llevar por su sonido. Nuestro pueblo es el indicado para desconectar y cargar las pilas. Un lugar para conectar con la naturaleza y sentir la fuerza de las montañas; así que hemos decidido hacer la ruta del agua. ¿Cuál es? Una que se acaba de inventar Aventuras en Navandri:

1) Los Tres Arroyos

Navandrinal

Esta zona se llama así porque bajan tres arroyos y se juntan para seguir su camino hacia la Garganta. Hay tres barrancos y donde confluyen se crean estos saltos que son una auténtica gozada para nuestros sentidos; tanto como para la vista, el oído por el sonido de la fuerza del agua y el tacto si te atreves a mojarte los pies o las manos.
Las fotografías no hacen justicia al paisaje. He intentado plasmar el chorro de agua dibujando una estela, formando un halo. Te animo a darte un paseo por la zona y comprobarlo por ti mismo. Si no eres del pueblo (o sí) y no conoces dónde se encuentra esta zona puedes mirar en Google Maps donde lo sitúo cerca del pueblo. 

 

2) La Garganta del Prado Pino hasta Bahillo

Navandrinal

Seguir leyendo “La ruta del agua”