Gracias por tu sonrisa, Pablo

Si eres de Navandri, estoy segura de que Pablo alguna vez te invitó a subir en la burra.
¿Quieres montar en la burra? ¡Monta en la burra!
2005
Recuerdo a Pablo con cariño y con esa sonrisa que le caracterizaba ya que siempre la llevaba puesta. Daba igual el día que fuera, él siempre estaba feliz yendo a sus burras, o al menos eso es lo que transmitía. Todos los niños querían ir con Pablo, pues siempre invitaba a dar un paseo en la burra. Y cuando hablo de “Aventuras en Navandri” es porque realmente, para un niño (y algunos no tan niños), montar en burro es una auténtica hazaña. Por eso Pablo es protagonista de este blog ya que ha contribuido a estas aventuras en nuestro pueblo. Siempre le decíamos “tienes que ponerte en el mercadillo en agosto y cobras 3€ por cada paseo en la burra, ya verás cómo te forras”. Este año llegó el mercadillo medieval y fue inevitable no acordarme de él.

 

Pablo septiembre 2015
Pablo y Cirila fueron un matrimonio moderno para su época: ella mayor que él tres años y no se casaron a la edad de los veinte como se estilaba entonces, sino a los treinta y tantos.
Fueron valientes y llegaron a París para trabajar y prosperar. Allí nació su primer hijo, de hecho este año Pablillo ya ha cumplido los cincuenta, y a los pocos años regresaron al pueblo y nació Marisa, su hija.

Seguir leyendo “Gracias por tu sonrisa, Pablo”