Otoño generoso

Si me preguntas cuál es mi estación favorita, automáticamente te diré que es la primavera porque es el mes de las flores, porque es mi cumpleaños, porque empiezan a alargarse los días… Pero en realidad estoy enamorada del otoño. Llega el frío pero no te congelas, empezamos a encender la chimenea, los días son más cortos y tus padres llegan antes a casa para merendar juntos un té con un cuadradito de chocolate. Para mí es tiempo de “recogimiento”, tanto personal como en lo que atañe al campo que da sus frutos y los recolectamos. ¿Y qué me dices de sus colores? Un auténtico placer para la vista. Ahora que se acerca el invierno solo puedo pensar en lo generoso que es el otoño en Navandrinal.

Aventuras en Navandri

¡A sacar las patatas!

La siembra del huerto ha dado sus frutos y es hora de recogerlos. Solemos sacar las patatas en octubre. Consiste en cavar la tierra con el azadón y desenterrar las patatas, al cogerlas ya vas haciendo la selección y las mandas al cesto de las grandes o de las pequeñas. Es una suerte obtener las patatas suficientes como para comer el resto del año y que te sobren para sembrar en la siguiente cosecha. ¿Y qué me dices de los calabacines? ¿Y de las calabazas enormes que parecen las ruedas de la carroza de Cenicienta? Hay calabazas que yo ni si quiera puedo con ellas de lo grande que se hacen. Seguir leyendo “Otoño generoso”