8 de enero, el rescate

¡Salió el sol!

El día 8 amanecía sin viento y con un cielo azul radiante. Había que aprovechar para ir a rescatar a las vacas que estaban en la Canaleja. Tomé un desayuno consistente, me abrigué bien, y planeamos la salida. Mi padre llamó a Manolo para que fuera con él, pero este ya había quedado con Óscar para ir a por las vacas de Perico que estaban en los Bonales, relativamente cerca de donde teníamos que ir nosotros. Fuimos los cuatro juntos; los que ya conocéis el pueblo sabéis que desde que sales de prácticamente cualquier casa empiezas a subir porque todo es cuesta arriba. Pues imagínate esas cuestas con nieve, ¡una paliza!

Si pincháis sobre las fotos que voy poniendo se abren en galería. Si os dais cuenta, en la segunda debiera aparecer el pilón a la derecha, pero estaba totalmente cubierto por la nieve.

En el camino de la Garganta íbamos por la pared de piedra de la izquierda porque estaba impracticable. A nuestra expedición se unió Carlos (el de Prude) ya que tenía que ir a buscar a sus yeguas. Al llegar al Collado, la vista era un espectáculo, un paisaje precioso con el Cuchillo y Peña Cabrera totalmente blancos.

-Olivia, vete a casa.- Dijo mi padre.

-Que no. – Contesté yo.

-Me cago en …!!

Seguir leyendo “8 de enero, el rescate”