La ruta del agua

Queridos navandrileños, tenemos que empezar el año con energía. Estamos convencidos de que ya conocéis estos lugares, pero os animamos a visitarlos durante este 2020.
En Navandrinal tenemos rincones maravillosos y no hay nada más relajante que sentarte al lado del agua y dejarte llevar por su sonido. Nuestro pueblo es el indicado para desconectar y cargar las pilas. Un lugar para conectar con la naturaleza y sentir la fuerza de las montañas; así que hemos decidido hacer la ruta del agua. ¿Cuál es? Una que se acaba de inventar Aventuras en Navandri:

1) Los Tres Arroyos

Navandrinal

Esta zona se llama así porque bajan tres arroyos y se juntan para seguir su camino hacia la Garganta. Hay tres barrancos y donde confluyen se crean estos saltos que son una auténtica gozada para nuestros sentidos; tanto como para la vista, el oído por el sonido de la fuerza del agua y el tacto si te atreves a mojarte los pies o las manos.
Las fotografías no hacen justicia al paisaje. He intentado plasmar el chorro de agua dibujando una estela, formando un halo. Te animo a darte un paseo por la zona y comprobarlo por ti mismo. Si no eres del pueblo (o sí) y no conoces dónde se encuentra esta zona puedes mirar en Google Maps donde lo sitúo cerca del pueblo. 

 

2) La Garganta del Prado Pino hasta Bahillo

Navandrinal

Seguir leyendo “La ruta del agua”

8 de enero, el rescate

¡Salió el sol!

El día 8 amanecía sin viento y con un cielo azul radiante. Había que aprovechar para ir a rescatar a las vacas que estaban en la Canaleja. Tomé un desayuno consistente, me abrigué bien, y planeamos la salida. Mi padre llamó a Manolo para que fuera con él, pero este ya había quedado con Óscar para ir a por las vacas de Perico que estaban en los Bonales, relativamente cerca de donde teníamos que ir nosotros. Fuimos los cuatro juntos; los que ya conocéis el pueblo sabéis que desde que sales de prácticamente cualquier casa empiezas a subir porque todo es cuesta arriba. Pues imagínate esas cuestas con nieve, ¡una paliza!

Si pincháis sobre las fotos que voy poniendo se abren en galería. Si os dais cuenta, en la segunda debiera aparecer el pilón a la derecha, pero estaba totalmente cubierto por la nieve.

En el camino de la Garganta íbamos por la pared de piedra de la izquierda porque estaba impracticable. A nuestra expedición se unió Carlos (el de Prude) ya que tenía que ir a buscar a sus yeguas. Al llegar al Collado, la vista era un espectáculo, un paisaje precioso con el Cuchillo y Peña Cabrera totalmente blancos.

-Olivia, vete a casa.- Dijo mi padre.

-Que no. – Contesté yo.

-Me cago en …!!

Seguir leyendo “8 de enero, el rescate”

7 de enero, incomunicados

La imagen de cabecera es la plaza del pueblo donde termina la carretera que nos comunica con San Juan del Molinillo. No hay más salidas del pueblo, como dicen estamos  “donde da la vuelta el viento”. El caso es que yo me levanté el domingo y no escuché las campanas de la iglesia, efectivamente, si no hay misa y no llega el panadero pinta mal la cosa. Abrí la persiana de la habitación y ya vi todo más blanco y las candelas colgando del tejado de la casa de mi primo. Las candelas son lo que todo el mundo conoce como carámbanos.

Ya no sé si fui a desayunar antes o a la terraza a hacer unas fotos, ingenua de mí porque estaba llenita de nieve, se había formado un ventisquero y era imposible abrir la puerta. ¿A que si no lo ves no lo crees? Pues toma un vídeo.

Seguir leyendo “7 de enero, incomunicados”